Laura Hernández Peñalver

La serie Fragola (tres fotografías de 40x60 cm) es como mi carta de presentación, fue el punto de salida para todo mi trabajo posterior. Este tríptico parte de una convivencia artística en torno al estudio del color rojo. Tan importante fueron dichas imágenes como el escrito titulado Diálogo con el Rojo que escribí para la ponencia de dicha convivencia:
“Recuerdo aquellos años en los que el “rojo” significaba violencia y más tarde sangre. Fue mi infancia y parte de mi adolescencia...
Del rojo del nacimiento al rojo de la pérdida total de la sangre, a la ausencia del tic-tac…”
En Fragola la cámara ha registrado momentos, en los cuales la persona se percata de la presencia del otro, donde las heridas son sugeridas, donde la existencia de la inactividad es finalmente visible, ya no hay más ojos que miren la lente, ni manos que incorporen la violencia… La agresividad del color rojo es aplastante: puedes pensar en el rojo vida, rojo violencia, rojo muerte entre otras muchas posibilidades. Amenaza rojiza, demasiada presión sobre un cuerpo indefenso. La mirada que penetra en las heridas de la fresa, la caída. Sentimientos íntimos. Deja que los sentimientos hablen, a través de la imagen, a través del color!


Poco después apareció Rojos Records, una instalación de 3x3m donde las imágenes se nos muestran encarceladas en unas cajas, de nuevo el rojo inunda la habitación. Además de las imágenes aparece una libreta con escritos, una mesa rayada:
“Mi vestido, mi ábaco, y objetos que anteriormente utilizaba y que ahora recuerdo. Pensando en ellos me acerco a una edad, a unos momentos pasados, a situaciones que he intentado encontrarles una explicación, pero no he hallado tal respuesta…”

Los pensamientos, los objetos y la información han sido conservados durante el tiempo. Una obra en la cual un sillón rojo te invita a mirar, a reflexionar sobre las imágenes.
Los dibujos y recortes de periódico recogidos en las páginas de una libreta, la alfombra roja. Al igual que los recuerdos se diluyen las imágenes no aparecen nítidas, han sido tomadas y grabadas, y están preservadas tras un cristal que deja ver pero no penetrar.
Y como diría Louise Bourgeois: todo lo que he hecho ha estado inspirada en mi vida anterior.


Posteriormente realizaría Serie Roja, siete fotografías de 20x30 en torno al retrato y el rojo. Con este último trabajo finalizaría mi primera etapa en torno a la autobiografía.
Una etapa que siempre tengo en mente, un color del que no me desprendo nunca, porque a pesar de muchos de sus significados yo me quedo con el de vital.


Puedes contactar personalmente con Laura Hernández Peñalver

5 comentarios:

Anónimo dijo...

tengo muchas ganas de ver mas cosas lauraaa, porfa sigue tu trabajo, me encantan las primeras, no las habia visto... mucho animo!!! y no te olvides ke tienes fans y amigos ke te apoyan y te siguen...besos!!!

Anónimo dijo...

soy lourdes...la de arriba

Anónimo dijo...

me fascina tu visión del rojo, me gusta como escribes y sobretodo lo bien plasmadas que estan esas sensaciones en tu fotografia. Me encanta tu visión autobiográfica, que hace que salga el arte más profundo, el vivido, el sufrido, el sentido. Los significados tan opuestos y complementarios del color rojo... de los que yo tambien me quedo con el de rojo vital.
pandoradenoche

Anónimo dijo...

Ha sido un grato reencuentro.
Ver imágenes no muy recientes y leer ese texto tan sentido me hace recordarte que echamos de menos nuevas creaciones.
A ver si nos sorprendes.

Analía Sanabria dijo...

mirá lo que encontré por el ciber mundo! a mi fotógrafa favorita!

un beso enorme laura, tu talento es una joya